Domingo de Resurrección 2021

TRIDUO PASCUAL. Vigilia Pascual.

¡ALELUYA! ¡EL SEÑOR RESUCITÓ!

En verdad resucitó el Señor. Aleluya. A Él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos.

Image by Jaime Ocón

Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a embalsamar a Jesús. Y muy temprano, el primer día de la semana, al salir el sol, fueron al sepulcro. Y se decían unas a otras: «¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?». Al mirar, vieron que la piedra estaba corrida y eso que era muy grande. Entraron en el sepulcro y vieron a un joven sentado a la derecha, vestido de blanco. Y quedaron aterradas. Él les dijo: «No tengáis miedo. ¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? Ha resucitado. No está aquí. Mirad el sitio donde lo pusieron. Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro: “Él va por delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis, como os dijo”». (Mc 16,1-7)

HIMNO: TE DEUM

A Ti, oh Dios, Te alabamos;
a Ti, Señor, Te reconocemos.
A Ti, Eterno Padre, Te venera toda la creación.
Los ángeles todos, los cielos y todas las potestades Te honran.
Los querubines y serafines Te cantan sin cesar:
Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios del Universo.
Los cielos y la tierra están llenos de la majestad de Tu gloria.
A Ti Te ensalza el glorioso coro de los Apóstoles,
A Ti Te ensalza la multitud admirable de los Profetas,
A Ti Te ensalza el blanco ejército de los Mártires.
A Ti la Iglesia Santa extendida por toda la tierra,
Te proclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo Paráclito.
Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre, aceptaste la condición humana,
sin desdeñar el seno de la Virgen.
Tú, rotas las cadenas de la muerte, abriste a los creyentes el Reino del Cielo.
Tú Te sientas a la derecha de Dios en la gloria del Padre.
Creemos que un día has de venir como Juez.
Te rogamos, pues, que vengas en ayuda de Tus siervos,
a quienes redimiste con Tu Preciosa Sangre.
Haz que en la gloria eterna nos asociemos a Tus Santos.

Esta entrada fue publicada en Cofradía de las Siete Palabras y del Silencio, Semana Santa en Logroño y etiquetada . Guarda el enlace permanente.